LA BUENA ENERGÍA DEL TRIGO

Las dietas altas en grasa provenientes de la mantequilla, el queso, la leche entera, y las carnes, y bajas en carbohidratos, están asociadas con un mayor riesgo de obesidad a largo plazo y aumento de la probabilidad de padecer algunos tipos de cáncer: pulmón, colon, próstata y seno.

La eliminación de cereales de la dieta, como el trigo, incluidos los granos enteros o refinados, puede conducir a consecuencias nutricionales que no desearías, como aparición de osteoporosis, aumento del colesterol y alteraciones en la función del sistema nervioso central.

Si no tienes la posibilidad de consultar a un nutricionista para que te prepare una dieta, puedes pensar en aumentar la actividad física cada día, alimentarte de manera balanceada, reducir el consumo de sal, azúcar y grasas. Así seguro tendrás el peso adecuado y la energía necesaria para desarrollar todas tus tareas diarias, además de sentirte bien con las personas a tu alrededor.