AL GRANO / NOTICIAS

Esta vez estuvimos en la panadería LILIPAN, que se encuentra la Cra 20c #76-35. Hay gente de todo tipo, empleados con uniforme, personas mayores del barrio y gente que viene más lejos; afuera hay parqueados sobre la calle un taxi, una camioneta 4×4 y una bicicleta amarrada a un poste. Un tip muy importante, solo se puede pagar en efectivo, así que si viene algún día por acá, pase antes por un cajero.

Los meseros como siempre están muy ocupados para responder preguntas específicas sobre la preparaciones, así que nos limitamos a preguntar por lo que más se vende en el lugar.

– Lo que más se vende aquí, de lejos, es la mantecada.
– Veci, regálenos dos por favor..

Ellos dicen con mucha convicción que están hechas solo con harina de trigo, lo cuál nos hace arquear una de nuestras cejas, pero bueno, ellos son los que la hacen y obviamente vamos a creerles. Es deliciosa, primero que todo no es seca, que es lo que uno siempre teme a la hora de morder una mantecada. Al contrario, es esponjosa, húmeda, muy recomendada.

Luego pedimos varias preparaciones más, de las que queremos destacar dos croissants. El croissant de queso de 1500 pesos, estaba fresquísimo y crujiente, al apretar un poco la masa se podía escuchar, aun con el ruido de la gente, el típico sonido de la masa crujiente. El otro es el croissant de bocadillo de 400 pesos, la masa y el bocadillo se llevan muy bien y el tamaño es perfecto para no hostigar. Todo lo acompañamos con el clásico jugo de naranja natural que tenía pedacitos de pulpa. También hay café, avena y masato, dependiendo de la hora.

En resumen, un gran lugar. Sin pretensiones en la decoración pero con lo más importante, buenas preparaciones de pan.