EL RECETARIO

20
MAYO
Ipsum
Ipsum
ESPECIAL MASA MADRE
  • Admin
  • 0 vistas
  • 0 Comentarios


Para esta comunidad amante del pan, y que en especial siente un profundo afecto por el pan colombiano, sería una pena dejar pasar el día de la madre sin rendirle un homenaje a la mamá de todas las masas; la única capaz de crear panes de tan alto calibre que su peso se podría medir en kilates si su creador así lo deseara. Esta es una masa que cuenta con la cualidad de toda madre colombiana: la de ser buena de verdad, porque no solo da panes ricos y naturales, sino que también sirve de alimento para cuidar la salud de quien la consume e incluso también los expertos en nutrición la recomiendan en dietas que te ayudan a bajar de peso.

Es por esta razón que hoy queremos rendirle un gran homenaje, invitando a que todos la hagan, la compren y la consuman para que nunca se deje de lado, porque estas buenas tradiciones para la salud deben perdurar por los siglos de los siglos en las mesas de los colombianos.

Hoy te enseñaremos el proceso de preparar una buena masa madre, proceso que trae consigo una lección de sabiduría que te servirá no solo para la cocina, sino también para la vida, y donde entenderás que la paciencia y el cuidado es la fórmula para alcanzar siempre lo mejor

¡MANOS A LA MASA!

La masa madre es una mezcla de harina y agua donde viven en total sinergia las bacterias y levaduras que le dan vida a un rico pan casero, pesado y natural, como los de antes, los originales de la Abuela. Y es tan fácil de preparar que solo necesitarás paciencia y disciplina para mezclar por lo menos dos minutos al día, durante seis días estos ingredientes.

¿CÓMO SE HACE LA MASA MADRE?

Para hacer la masa madre básicamente solo necesitamos cantidades iguales de agua y harina en un frasco de vidrio transparente para ver todo el proceso, más un reposo de 24 horas, más la paciencia y el buen cuidado de tu obra.

Bueno, manos a la masa.

  • Día 1. Mezcla 150 g. harina integral con 150 ml. De agua a temperatura ambiente y añade 5 ml. de jugo de limón si quieres que el proceso vaya más rápido. De alimento puedes ponerle unas uvas pasas.

    Pones la tapa al frasco, siempre sin ajustar, para darle salida al dióxido de carbono que se genera durante su fermentación y dejamos reposar a temperatura ambiente esas primeras 24 horas.

  • Día 2. Añade 75 g de harina de trigo y 75 ml de agua de la llave y dejas fermentar otras 24 horas a su aire. Al cabo de este tiempo se deberán ver más burbujas que el primer día. También notarás que el líquido tiende a subirse en la superficie, con un color poco apetecible. Pero no le alarmen que eso es una señal de que el proceso va bien..
  • Día 3. Tiras la mitad de la mezcla del día anterior y añades otros 75 g de harina de trigo y 75 ml de agua de la llave. Mezclas bien y dejas fermentar por otras 24 horas. Te recomendamos hacer una marca en el frasco con un marcador del nivel al que llega la masa, para comprobar su crecimiento y proceso en los días siguientes.
  • Día 4. Vuelves a tirar la mitad de la mezcla del día anterior y añades las mismas cantidades de ingredientes 75 g de harina y 75 ml de agua. Vuelves a hacer la marca con el rotulador y dejas otras 24 horas a su aire. Transcurrido ese tiempo, esto ya debería tener una buena forma y el olor ya habría cambiado. Retiramos las uvas pasas.
  • Día 5. Retiras la mezcla del día anterior hasta dejar solamente la mitad de mezcla y volvemos añadir los ingredientes en las mismas cantidades de días pasados 75 g de harina integral y 75 ml de agua de la llave. Vuelves a marcar con el marcador y la dejas a su aire hasta que más o menos fermente del todo.
  • Día 6. Tiras la mezcla del día anterior hasta dejar solamente la mitad y añades los mismos ingredientes de días anteriores: 75 g de harina de trigo y 75 ml de agua. Vuelves a hacer la marca con el marcador y dejas el frasco a su aire hasta que más o menos fermente del todo, por lo menos doblará de volumen, y puede que esto ocurra antes de pasar 24 horas.
  • Una vez que la masa ha empezado a levantar ya no es necesario que la harina añadida sea integral, puedes añadirle harina blanca para acabar teniendo una masa madre blanca, que te permita preparar panes tanto blancos como integrales. ¡Y listo! A hacer pan.

    Ya puedes notar que el proceso de elaboración de masa madre dura 6 días. Pero el tiempo que a diario nosotros debemos dedicarle es de unos pocos minutos diarios. A partir del mismo día 6 ya puedes comenzar a usar tu creación de masa madre en todo tipo de panes, pizzas, etc.

    En palabras más o palabras menos…


    El proceso se basa en que transcurridas las primeras 24 horas a la masa le empiezan a salir burbujas y se nota cierta actividad, con un ligero aumento de volumen. Separamos 75 gramos de la masa (el resto lo tiramos) y lo mezclamos nuevamente con 75 gramos de harina integral (trigo o centeno) y 75 gramos de agua. Removemos, cubrimos y dejamos reposar en el mismo lugar otras 24 horas.

    Repetimos este proceso, que es lo que llamamos “alimentar o refrescar”, unas tres o cuatro veces más hasta que hayan pasado unos 5 días.

    Y listo, podrás comer panes de tal sabor, textura y color que de seguro se convertirá en una costumbre comerlo, comprarlo o hacerlo.Come natural y seguro, come pan de masa madre siempre que puedas.
    COMENTARIOS
    DÉJANOS TUS COMENTARIOS